Injertos de Cuña


Consejos para hacer injertos sencillos mediante cuña.

Introducción

Un injerto de cuña consiste en unir una porción de rama separada previamente de una planta, a la que llamaremos estaquilla, a otra planta ya asentada a la que llamaremos pie.
Comercialmente tiene aplicaciones para multiplicar variedades que son difíciles de obtener por otros métodos, así por ejemplo para conseguir frutales seleccionados, es necesario injertar una estaquilla de la variedad deseada sobre un pié que se denomina patrón franco y que suele ser una variedad silvestre o semi- silvestre del citado frutal. Con esto se buscan dos propósitos:
Primero conseguir una raíz mas fuerte, que permita un mejor crecimiento y una menor afectación de enfermedades.
Segundo, evitar la variabilidad genética propia de la reproducción sexual (es decir mediante semillas), lo que causaría la perdida características propias de la variedad que se desea multiplicar.

Método

Los injertos de casi todas las plantas se realizan en los meses de diciembre, enero, y febrero, aprovechando el descanso invernal de las plantas.
Se utilice el método que se utilice para injertar, todos persiguen lo mismo, que las cortezas de la estaquilla y el pié queden íntimamente unidas, sin dejar entre ellas espacio alguno. Esto es imprescindible y absolutamente necesario para tener éxito, puesto que es en la corteza donde están los tejidos vivos de la planta, no en el leño, y hay que conseguir que los tejidos vivos de la estaquilla reciban la sabia de los tejidos vivos del pie.
1º Elegir una estaquilla de entre 5 y 15 mm de grosor y de aproximadamente 10 cm de largo, que cuente con al menos una yema, si pueden ser mas mejor.
2º Afilar la base de la estaquilla unos tres centímetros, dándole una forma de cuña, (como si fuera la proa de un barco) tenga cuidado que la yema quede en el extremo no afilado y no sufra daños. (ver dibujo).
3º Cortar el pié de forma limpia, perpendicular, y sin machacar la corteza. El pié debe tener igual o superior diámetro que la estaquilla.
4º Con un cuchillo fuerte, abrir una raja en el pié que pase por su centro y siga el sentido de la madera.
5º Introducir la estaquilla afilada en la raja del pié, cuidando de que las cortezas queden unidas. (ver dibujo)
6º Vendar fuertemente toda la longitud de la raja, para esto se puede utilizar gomas especiales, o simplemente cinta aislante de electricista, que da excelentes resultados.
7º Pasados seis meses se puede retirar el vendaje, la corteza habrá cicatrizado y pié y estaquilla formaran una única planta.

Aplicaciones a practicas para jardineros aficionados 

Como se comentaba en la introducción el injerto por estaquilla se suele emplear para reproducción de plantas frutales y ornamentales. Pero a nivel de aficionado contando con tiempo y buen gusto se pueden realizar cosas muy llamativas , como conseguir que en el injertar un árbol con distintas variedades, así podemos lograr que por ejemplo un arbol de ciruelo injertado de tes variedades distintas, una temprana una intermedia y una tardia, nos esté dando fruto durante mucho mas tiempo. Aplicado a jardín podemos conseguir que una misma planta tenga flores de dos o mas colores (ver foto).

Esperando haberles sido de interés quedamos a su disposición para aclararles cualquier duda en el siguiente e-mail: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. 


 x 

Carro vacío