El Jardín Inglés


La expresión jardín inglés o parque inglés se usa en Europa Continental para designar un tipo de parque que tuvo su origen en Inglaterra durante el siglo XVII. Los principales elementos de todo jardín inglés son las estatuas, el agua y el terreno circundante. El estilo se diferencia ampliamente del diseño formal del barroco y del estilo formal francés.

Así, para los paisajistas ingleses, las laderas, colinas, árboles y arbustos adoptaban sus propias formas con total libertad, sin constricción a ninguna norma geométrica.
Elementos
 
Su concepción es irregular. con caminos tortuosos y vegetación aparentemente no domesticada, dando una impresión natural. Se conservan y se explotan los accidentes del terreno, tales como cuestas. Hay abundante presencia de arbustos, malezas y elementos arquitectónicos que participan en su decoración: rocas, estatuas, bancos, etc.
 
Los ingleses aman sus jardines, los libros de jardinería, los programas de jardinería en la televisión... Tal vez por eso hay quien dice que aunque ya no creen en el paraíso, sí que añoran el jardín del edén. 
En el jardín inglés todo esta controlado pero no se quiere dejar notar.



Consejos para crear tu propio jardín inglés.

A) Mide la superficie de que dispones para plantar tu propio jardín inglés. Los jardines ingleses suelen estar muy plantados, mezclando con los arbustos decorativos, plantas aromáticas, medicinales etc.
 
B)Los jardines ingleses tradicionales eran cerrados. Usar arbustos para delimitar el jardín te dará esa apariencia. Elige frutas enanas y otros árboles pequeños.
 
C) Agrega hierbas y otras plantas aromáticas tales como labanda, romero, menta.
 
D) Los jardines ingleses suelen incluir también vegetales y un buen número de flores con colores llamativos.

El Jardín Francés


A la hora de imprimir un estilo determinado al jardín es conveniente conocer previamente las características y las posibilidades propias de cada estilo, además de valorar si éstas se ajustan a las cualidades del terreno que se dispone y al gusto personal de cada uno.

El estilo de jardín francés se puede decir que se basa en un principio geométrico y acotado, con un orden decorativo muy marcado en el que las flores y los setos toman un gran protagonismo. Además los parterres son muy recargados y en ocasiones parecen auténticos tapizados.

El parterre lo podemos definir como “Zona de un jardín que tiene anchos paseos y en la que se ha plantado césped, flores, generalmente formando una figura geométrica, y que queda diferenciada del resto.”



En el jardín francés también es muy recurrida la topiaria sobre todo en sus formas geométricas. La topiaria es una técnica que permite ornamentar los jardines dando formas diversas a una o varias plantas. Algunas de las especies más apropiadas para realizar esta técnica son los bojes, la Lonicera nitida o las azaleas.

El origen del arte topiario se encuentra en la jardinería de los romanos llegando a alcanzar su punto culminante con Andre le Notre, diseñador de los jardines de Versalles en 1662, que dio a las plantas (principalmente al boj) formas cónicas y piramidales.

 
Por tanto, los elementos que definen al jardín francés son:
- La perspectiva
- Su estructura
- La forma de poda
- El agua
- La escala 
- La geometría
 
Finalmente podemos decir que los caminos suelen ser de gravilla con trazos muy lineales y bordeados por árboles con copa recortable.

Aunque no poseas un terreno muy extenso con estas notas de estilo podrás crear un pequeño jardín francés a tu gusto. Puede quedarte precioso.
 
Reproducción y multiplicación del Kiwi.
 
El «kiwi» o actinidia es una planta originaria de China, donde crece espontáneamente. Su nombre botánico es Actinidia chinensis.
 
Tiene gran contenido en vitamina C, proteínas y elementos minerales como calcio, fósforo y hierro.
 
En el presente escrito os vamos a dar algunos sencillos consejos para obtener en casa nuestras propias plantas de Kiwi.
 
1º Paso. Seleccionar tres o cuatro frutos de kiwi que estén bien maduros.
 
2º Paso. Cortamos el fruto por la mitad y con la punta del cuchillo vamos sacando las semillas y depositándolas en un vaso.
 
3º Paso. Una vez obtenidas las semillas las vamos echando en un colador que tenga la rejilla fina (que no permita pasar las semillas) y lo ponemos debajo del grifo con el fin de limpiar la pulpa que haya podido quedar adherida.
 
4º Paso. Cuando tengamos nuestras semillas lo más limpias posible, las extendemos en un papel húmedo de cocina y lo introducimos en la parte baja de la nevera durante un mes, para que se mantengan a una temperatura de tres o cuatro grados centígrados.
 
5º Paso. Ponemos turba rubia en una bandeja y extendemos las semillas por encima apretándolas con la mano pero sin llegar a enterrarlas y manteniéndolas a una temperatura de entre 18 y 20 Cº hasta que germinen.
 
6º Paso. Cuando las plantas tengan un tamaño de dos a tres cm., las trasplantamos a una maceta.
 
Hay que tener presente, que de esta manera obtendremos plantas macho y hembra y sólo estas últimas darán fruto, aunque es necesario tener un macho por cada cuatro hembras para que las polinice.
 
Este método de obtención de kiwis a través de semilla es muy útil para obtener plantones que luego podremos injertar, técnica que les explicaremos en otros consejos.








 x 

Carro vacío